Su Distribuidor es Dan J Jennings
Mi Carrito
 
-
+
Remover
$ Minorista Promo $ Mensual Promo
    Total parcial $ Minorista $ Mensual
Los pedidos en su mercado están limitados a $ por mes. Si tiene alguna pregunta, consulte nuestro Términos y Condiciones del Programa Global Para Clientes.

Su Carrito está Vacío

Agregue Productos a su Carrito antes de Procesar su Compra

Su Distribuidor es
Dan J Jennings
Remover
-
+
$ Minorista Promo $ Mensual Promo
  Total parcial $ Minorista $ Mensual
Los pedidos en su mercado están limitados a $ por mes. Si tiene alguna pregunta, consulte nuestro Términos y Condiciones del Programa Global Para Clientes.

Su Carrito está Vacío

Agregue Productos a su Carrito antes de Procesar su Compra

 
Martes, abril 26, 2016

Ocho maneras de vencer el bajón de la tarde en horas de trabajo

Salud

Share This Article

La mañana ha sido formidable. Realizó sus tareas con el entusiasmo de un practicante y con el toque de todo un profesional. Sin embargo, después de un rápido almuerzo, el ímpetu se le viene abajo con un ruido sordo. La energía la tiene socavada, pierde la concentración y la mente la tiene quién sabe dónde.

¿Qué sucedió? ¿Cómo pudo pasar de ser un súper humano a nada más que un pelele en cuanto el reloj marcó las dos de la tarde? ¿Le pasa a usted solamente o todo mundo pasa por ese mismo ciclo de estar al tope y luego dar un bajón repentino en cuestión de horas?

El imperativo biológico

Tal vez le tranquilice saber que no es culpa suya, porque es la biología que está haciendo lo suyo, no es una cuestión sicológica. Todo se debe a un desequilibrio hormonal, lo cual es una batalla que hay que ganar. Casi cualquier persona se siente con sueño a eso de las dos de las tarde. Aquellos pocos que actúan como que nada los detiene normalmente sufren un lapso metabólico una hora después.

Según Lona Sandon, profesora auxiliar de nutrición del Centro Médico del Suroeste de la Universidad de Texas: “Parece haber algo natural en cuanto a esa tregua. Algunas culturas tienen el hábito de tomar una siesta, y la gente se siente más productiva y con más capacidad de concentración si se toma un descanso después de comer para luego reanudar sus actividades”.

Burlar el bajón de la tarde

Si uno pudiera irse a la cama, echarse las cobijas encima y tomar una siesta, todo estaría bien. Ya que luego podría restablecer el reloj biológico y recuperar ese codiciado ímpetu. No obstante, si bien uno tal vez no logre alcanzar el mismo ritmo por la tarde, todavía hay esperanzas. Las siguientes son ocho cosas que se pueden hacer a fin de mantenerse productivo el resto del día:

1. Mantenga el motor en marcha

Si tiene sueño antes de tomar su descanso para comer, entonces tal vez debiera considerar la idea de solo bajar el ritmo. Para ello, haga algo que no sea tan importante, como clasificar su correo electrónico. Es un buen momento para atender las cosas que antes no pudo porque estaba ocupado y se sentía con bríos. Vea el hecho de mantenerse organizado como otra manera de superarse en su carrera.

2. Expóngase al sol

Diez minutos de sol servirán para reducir el efecto de la melatonina, que es la hormona del sueño. Eso, a su vez, reduce el impacto del bajón circadiano. Tal vez pueda comer al aire libre o ir a caminar una distancia corta durante el descanso.

3. Es mejor consumir proteínas en lugar de carbohidratos en el almuerzo

Comer una ensalada con carne, tofu, huevos o queso causa menos sueño que comerse un sándwich o un plato de pasta.

4. Tenga una conversación breve con alguien

Hacer una llamada y tratar un asunto con un tono relajado le puede reanimar. Podría llamar a un familiar o a un amigo. Si eso le hiciere sentirse culpable, entonces llame a un cliente. Podría manifestarle sus buenos deseos por motivo de una fecha especial, agradecerle algo, o bien, ponerlo al día en cuanto a algún proyecto. Una conversación de cinco a diez minutos debe bastar.

5. Tome té durante su descanso de media tarde

El té tiene la suficiente cantidad de cafeína para reanimarle. Se ofrece en toda una gama de sabores exóticos para deleitarle varios sentidos. El té relaja y al mismo tiempo hace que uno esté más despierto.

6. Haga ejercicio en su asiento

Si le resulta posible, haga de cinco a diez minutos de ejercicio durante su descanso de media tarde. Hay dos opciones ideales para un entorno de oficina: ejercicios de estiramiento e isométricos. Puede realizar ambos tipos o uno solo.

Un ejercicio de estiramiento sencillo que se puede hacer en el asiento es relajar la tensión de los hombros. Haga movimientos circulares con los hombros inhalando mientras los mueve hacia adelante. Luego, espire mientras los mueve hacia atrás. Hágalo unas cuantas veces.

Los ejercicios isométricos son aún más discretos. Trabaje un grupo importante de músculos a la vez: pecho y abdomen, espalda y glúteos, brazos y piernas. Apriete el músculo durante siete segundos y luego suelte. Tal vez parezca poca cosa, pero ese tipo de ejercicio mejora la circulación de la sangre y de la glándula linfática.

7. Masque chicle o coma chocolate

No se trata de poner una excusa para autocomplacerse, ya que existen opciones saludables en cuanto a chicles y chocolates.

En lo que respecta a chicles, busque uno que no contenga azúcar, que no afecte la dentadura y que sea de sabor fuerte. Mascar chicle estimula el cerebro y limpia las bacterias que causan las caries.

En cuanto al chocolate, el que se recomienda es el oscuro. A diferencia del popular chocolate con leche, el oscuro es en realidad un alimento sano que brinda grasas saludables, antioxidantes, fibra, magnesio y cafeína.

No obstante, se recomienda la moderación. Un solo chicle o cuadrito de chocolate es más que suficiente para estimular el estado de alerta.

8. Reúnase con otras personas por la tarde

En vista de que el hombre es un ser social, hablar con otras personas y escucharlas tiene un efecto estimulante. Organice su horario de trabajo para hacer por la mañana todo lo relacionado con documentos. Por la tarde reúnase con colegas, socios o clientes a fin de analizar proyectos.

No se eche la culpa

Si usted es el tipo A de persona a quien le gusta aprovechar al máximo cada día, puede que se sienta culpable por sentir el bajón de la tarde. Sin embargo, el Dr. Michael J. Breus, autor de Beauty Sleep, explica de esta manera ese bajón: “Tiene que ver con una caída en la temperatura central del cuerpo. Antes de irnos a dormir por la noche, la temperatura del cuerpo empieza a disminuir y eso es una señal para que el cerebro desprenda melatonina. Entonces, el mismo fenómeno sucede a menor escala entre las dos y las cuatro de la tarde. Se trata de una mini señal que se envía al cerebro para que nos haga sentir sueño”.

Nuestro Propósito

Nos atrevemos a imaginar un mundo exuberante en donde la salud se optimice tanto de manera física como financiera. Creemos que tu bienestar es lo más importante. Es por eso que combinamos la investigación vanguardista sobre nutrigenómica con un plan lleno de ventajas, y puedas construir tu propio legado.

Porque tú importas
Continúe Comprando