Su Distribuidor es Dan J Jennings
Mi Carrito
 
-
+
Remover
$ Minorista Promo $ Mensual Promo
    Total parcial $ Minorista $ Mensual
Los pedidos en su mercado están limitados a $ por mes. Si tiene alguna pregunta, consulte nuestro Términos y Condiciones del Programa Global Para Clientes.

Su Carrito está Vacío

Agregue Productos a su Carrito antes de Procesar su Compra

Su Distribuidor es
Dan J Jennings
Remover
-
+
$ Minorista Promo $ Mensual Promo
  Total parcial $ Minorista $ Mensual
Los pedidos en su mercado están limitados a $ por mes. Si tiene alguna pregunta, consulte nuestro Términos y Condiciones del Programa Global Para Clientes.

Su Carrito está Vacío

Agregue Productos a su Carrito antes de Procesar su Compra

 
Martes, abril 26, 2016

Once Razones Por Las Cuales Comemos Demasiado

Salud

Share This Article

Cada vez que comenzamos una dieta, tenemos las mejores intenciones, ya que sabemos qué debemos comer, cuándo y qué cantidad. Entonces, en teoría uno debe de perder peso; ya que contamos con la ciencia de la alimentación y un montón de datos que nos demuestran que la dieta nos ayuda a perder peso.

Entonces, con todas esas ayudas precisas, ¿por qué a tanta gente le cuesta perder peso? Lo que sucede es que o no pierden peso durante la dieta o lo recuperan enseguida después de que terminan su régimen. Si ese saco le viene, entonces usted es una de esas personas que se pone a dieta a lo loco.

Es fácil echarle la culpa a las comilonas de los episodios de fracaso, pero, por lo general, el autosabotaje es mucho menos obvio. Puede que esté consumiendo demasiados bocadillos entre comidas. Una estrategia más eficaz es observar qué es lo que le causa comer demasiado. Los siguientes son 10 motivos que podrían hacer pedazos sus planes de dieta:

1. Los demás le superan en números y le aplastan

Cuesta muchísimo picar una ensalada al sentarse a comer con la familia o al salir con los amigos a comer, ya que los demás le superan en números. Está a la deriva con sus intenciones y cuenta con cero apoyo. Puede que incluso una que otra persona le eche una mirada de compasión mientras ella literalmente se sirve con la cuchara grande. Incluso podría ser el blanco de bromas por resistirse a deliciosos aromas y a contemplar la apariencia de comidas prohibidas para usted.

La solución: Mantenga en su billetera o en su bolso la foto de una persona que a usted le parezca que tenga el cuerpo ideal. También puede llenarse de alimentos bajos en calorías a fin de que no sienta hambre.

2. Cambie su vajilla

En un restaurante lo más normal es que a uno le sirvan en un plato enorme. Esa tendencia se ha propagado a las vajillas domésticas, así que una porción adecuada de comida podría verse insignificante en un plato grande.

La solución: Utilice una vajilla más pequeña, incluso platos para acompañamientos.

3. Se siente solitario y cansado, y que nadie lo quiere

Desde la infancia aprendemos a relacionar la comida con el amor. Empezamos a verla como un gusto o una recompensa, y como una forma de recibir más atención. Hay países en los que el anfitrión considera un insulto el hecho de que uno rechace una comida o que solo coma un poco. Es por eso que buscamos consuelo en la comida cada vez que nos sentimos vulnerables.

La solución: Cambie los alimentos que considere que sean de consuelo. Sustituya los bocadillos por alimentos saludables.

4. Se encuentra en una crisis emocional

Se siente destrozado por algo que sucedió o que no pudo suceder. Es por eso que desea un estímulo para compensar. ¿Qué tal unas donas para darse un pasón de azúcar y olvidar el dolor?

La solución: Busque una solución legítima a su problema. Por ejemplo, podría llamar a un amigo para analizar el asunto con él y ampliar el panorama. Si se trata de un acontecimiento de mucha seriedad, entonces vaya a ver a un especialista. Es mejor ir a la raíz del problema en lugar de reprimir las emociones.

5. Se encuentra en una fiesta

En una fiesta, el vino y la cerveza corren por todas partes, y además tienen un alto contenido de calorías. Incluso si es una persona abstemia, la alternativa que le queda son los refrescos también altos en calorías, los cuales, por si fuera poco, estimulan el deseo de comer bocadillos salados y grasosos.

La solución: Aprenda a apagar el mecanismo cuando éste le indique que ya está lleno. Sus opciones son: evitar el alcohol, limitar la cantidad de tragos o tomar la misma cantidad de alcohol y de agua. Además, coma bocadillos saludables, si es posible.

6. El trabajo le causa mucho estrés

Siempre que se siente con estrés, tiene la tendencia a consumir bebidas alcohólicas y a buscar alimentos de consuelo. Una comida rica en carbohidratos le calma y le relaja.

La solución: Busque alternativas saludables para solucionar el problema de fondo. Por ejemplo, podría probar técnicas para controlar el estrés que le ayuden a cambiar su estado de ánimo.

7. No cuenta con mucho tiempo para comer en el trabajo

Su trabajo le requiere que coma rápido, ya que trabaja en un lugar como una tienda. Tiene muy poco tiempo para comer antes de que aparezca otro cliente. En cuanto tiene oportunidad, se atiborra de comida porque no sabe si tendrá tiempo de regresar por otra mordida.

La solución: La mejor solución es conseguir un empleo mejor. Sin embargo, si tiene que comer bocadillos, mejor cómase una barra de proteínas o de frutos secos y semillas.

8. Ya tiró la toalla con la dieta

Ya ha roto su dieta demasiadas veces y ahora cree que es una causa perdida. Es más, incluso ha regresado a sus hábitos antiguos de comer.

La solución: Busque una dieta que le sea más fácil seguir, ya que puede que la dieta que se ha puesto no coincida con su estilo de vida. Por ejemplo, ¿qué tal si no tiene tiempo suficiente para preparar los alimentos que le exija?

9. Ya no puede más

Usted es una persona a la que le gustan las cosas buenas de la vida, como las comidas de gourmet. El tofu asado y las ensaladas bañadas en vinagre y aceite de oliva le deprimen. Así que al cabo de unos días de comidas insípidas ya está hasta la coronilla.

La solución: La idea de las dietas no es hacer que la vida sea un suplicio. Existen muchos alimentos saludables que son buenos sustitutos de comidas sabrosas, así que arremánguese y busque recetas de comidas saludables que le hagan sentir entusiasmo por la siguiente comida. En serio, sí existen.

10. Mejor lo deja para otro día

El ahora nunca es el momento adecuado para hacer algo que valga la pena.

La solución: El día perfecto para hacer algo en específico nunca llega. Más bien uno tiene que escoger un día y comenzar llueva, truene o relampaguee. ¡Usted puede!

11. Siente aburrimiento

El día está aburrido y la idea de comerse un bocadillo rico le agrada.

La Solución: Si bien el aburrimiento es una lata, comer solamente por hacer algo no es la mejor alternativa. En lugar de llenarse de comida, mejor llene sus horas de ocio con actividades educativas o recreativas.

Nuestro Propósito

Nos atrevemos a imaginar un mundo exuberante en donde la salud se optimice tanto de manera física como financiera. Creemos que tu bienestar es lo más importante. Es por eso que combinamos la investigación vanguardista sobre nutrigenómica con un plan lleno de ventajas, y puedas construir tu propio legado.

Porque tú importas
Continúe Comprando